· 

Qué puede hacer un interiorista por ti

Cuando piensas en el diseño de interior de tu vivienda o en el de tu negocio, pueden surgirte infinidad de dudas. Desde los aspectos más técnicos, como conseguir una buena distribución, una óptima iluminación o una adecuada eficiencia energética, hasta las características más estéticas, como el estilo decorativo, la gama de colores o la combinación de materiales y mobiliario.

 

Es importante señalar que el interiorismo va más allá de la mera decoración de interiores, ya que el interiorista tiene la capacidad de reestructurar los espacios mediante la creación de una nueva volumetría, combinándola con la iluminación y con los materiales e instalaciones adecuadas.

 

Un proyecto total de interiorismo engloba todo lo que el cliente necesita. Comienza escuchando tus necesidades, pasando por el boceto y la idea, y tras su desarrollo consigue convertirse en la materialización del nuevo espacio proyectado. El proyecto te ayuda a visualizar el resultado y a estimar los costes. Los interioristas tenemos la capacidad de mejorar la habitabilidad y la utilidad del espacio a diseñar y de gestionar todo el proceso.

 

 Un buen diseño de interiores abarca un proceso creativo combinado con unas soluciones técnicas adecuadas para conseguir el resultado de un espacio optimizado.

 

Un proyecto de interiorismo tiene varias fases. A veces simplemente sólo necesitas una nueva distribución o cambiar el mobiliario de tu vivienda o negocio.

 

 QUEREMOS CONOCERTE

Cuando nos piden un proyecto de reforma, lo primero que hacemos es concertar una cita para conocer a la persona interesada y en una charla sin compromiso, conocemos su programa de necesidades, los problemas que tiene en el espacio actual, las soluciones que desea, los medios económicos y temporales de los que dispone y sus gustos personales.

 

 También conocemos el espacio a tratar in situ. Analizamos qué distribución, qué iluminación natural o ventilación dispone, qué materiales o mobiliario quiere conservar, que aspectos técnicos hay que tener en cuenta y en qué estado están las instalaciones. Una vez aprobado, tras las mediciones y fotografías pertinentes, comienza el proceso creativo basado en una idea o concepto.

 

ANTE PROYECTO

Desarrollamos las nuevas zonificaciones y las circulaciones adecuadas, asociadas a una nueva distribución. Solemos ayudarnos de bocetos así como de renders si es necesario. Suele ir asociado a unas primeras soluciones en cuestión de materialidad y mobiliario. Podemos ofrecer un presupuesto aproximado, pero nunca será definitivo hasta que no esté definido el proyecto en su totalidad.

 

PROYECTO

Una vez aprobado este proceso de anteproyecto, desarrollamos el proyecto. Dibujamos planos y documentos de mobiliario, materiales, iluminación e instalaciones (electricidad, fontanería,...). También dibujamos los detalles constructivos necesarios para la comprensión total del proyecto cuando sea necesario por parte del equipo de oficios.

 

DIRECCIÓN DE OBRA

El trabajo del interiorista puede quedar sobre el papel, aunque lo habitual es que continuemos con la dirección de obra, supervisando y aportando soluciones ante imprevistos y problemas que pueden surgir durante el proceso de reforma, gestionando tiempos y entrega de materiales. Todo en continua comunicación con el cliente y con el equipo encargado de la reforma.

 

Así que si necesitas poner algo de buen diseño en tu vida, no dudes en ponerte en contacto, ¡estaré encantada de atenderte!

 

 

 

 


Escribir comentario

Comentarios: 0